Buscar este blog

martes, 15 de junio de 2010

Nueva Zelanda le roba el mandado a Eslovaquia

La selección de Nueva Zelanda rescató un punto de Eslovaquia al empatarle en el último minuto de reposición. El resultado del partido fue un 1-1, que dejo a eslovacos en shock en un partido que pudieron haber resuelto con facilidad, ya que dominaron en su totalidad a los neozelandeses que por momentos parecían aficionados ante la superioridad de estos.

Los eslovacos fueron víctimas de un viejo y conocido dicho en el futbol que dice que quien no los hace, los ve hacer. Fue un cabezazo acertado de Winston Reid al final lo que salvo a los kiwis que casi no tuvieron opciones claras de marcar en el partido hasta que llegó el gol.

La selección de Eslovaquia no pudo celebrar su estreno como equipo mundialista con una victoria ante la inocente Nueva Zelanda, a pesar de que adelantó en el marcador gracias a un remate de cabeza de Vittek al principio del segundo tiempo. 
El único debutante de esté Mundial mereció el triunfo, aunque sin alardes, pero no lo consiguió y los cuatro equipos del grupo, en el que también juegan Italia y Paraguay, se encuentran ahora empatados a puntos y a goles.

Al principio, el fútbol algo más elaborado de Eslovaquia se encontró con una selección de Nueva Zelanda muy motivada y con un juego muy intenso con el que propició un inicio de partido equilibrado, en el que ninguno de los dos equipos llegó con claridad a la meta de su rival.

Preocupados por no perder la pelota, la hacían rodar con posesiones muy largas, pero sin apenas profundidad y los porteros no llegaban a tocar la pelota más que en acciones esporádicas, hasta que en el minuto 27, en una acción bien trenzada que condujo Weiss, Eslovaquia tuvo la primera ocasión clara del encuentro.

Sólo en los minutos finales del primer periodo se soltaron un poco ambos conjuntos y se produjo alguna ocasión, principalmente a favor de Eslovaquia, pero el partido llegó a su ecuador sin apenas fútbol y sin goles. Sin embargo, un cabezazo de Vittek desequilibró el marcador a favor de Eslovaquia al principio del segundo periodo, justo cuando la selección europea había empezado a mostrarse superior a la de Oceanía. 



Nueva Zelanda estuvo a partir de entonces más pendiente de no descomponerse y recibir un segundo gol que sería definitivo, que de buscar con insistencia el empate, por lo que el equipo eslovaco, ante la falta de presión de su rival, se sintió cómodo para buscar el empate al contragolpe. Se veía más cerca el segundo tanto eslovaco que el empate de una ineficaz Nueva Zelanda, pero éste gol no llegó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario